Enrique “Quique” Martí Coll (1939-1992)

Desde sus inicios se impulsó con luz propia creando armonía en cada paso. Concariño le decían Quique, un apodo que resumía el hombre de familia, el buen amigo, el aventurero, el embelequero, el empresario, el bailarín de la fiesta, el activista, entre tantas otras que marcaron la vida de muchos.

Quique fue uno de los principales publicistas del país; presidente de la Asociación de Agencias Publicitarias, uno de los creadores del Código de Ética y fundador de Martí Flores Prieto & Wachtel, la que convirtió junto con sus socios, en la principal agencia del país.

Ganador de premios que hacían honor a su nombre como: “El Ejecutivo Joven Sobresaliente,” “El Top Management Award” y ganador de “El Ciudadano del Año” de la Cámara de Comercio en 1980 y el 1992, galardón merecido por su infinita motivación en mejorar la calidad de vida de nuestra preciosa Isla del Edén. Un ciudadano que creó un movimiento de voz desde organizar la Marcha Contra el Crimen y propulsar las campañas de Servicio Público contra las Drogas como: “El Bobo de los Bobos” y el crimen “Pellín y Pellín” hasta lograr esfuerzos por mejorar el ambiente ganando varios premios de la Unión de Mujeres y la Asociación de Arquitectos Paisajistas.

Por si fuera poco: fue Director del Fideicomiso de Conservación; fundador y presidente de la Fundación de Conservación de Puerto Rico; Presidente de Pro-Bosques Urbanos del Greater San Juan Committee; Presidente de la Junta de Síndicos de la Universidad del Sagrado Corazón; Presidente de la Asociación de Caligrafía de Puerto Rico; Colaborador del Departamento de Recreación y Deportes; Asesor del Fideicomiso de Parques Nacionales; columnista de causas naturales, tales como la oposición al “paredón” que construían frente al balneario de Isla Verde.

Las semillas que sembró dejaron frutos en su nombre. La Universidad del Sagrado Corazón y la Fundación de Conservación de Puerto Rico hoy día tienen becas en su nombre. Además, se creó la organización Scuba Dogs Society, en honor a su misión de promover la convivencia del ser humano con el ambiente.

A raíz de su trágico accidente el 17 de septiembre de 1992, se creó uno de los tramos del Parque Lineal Enrique Martí Coll que va desde el Parque Central hasta el aqua-expreso en Hato Rey. El propósito de este parque lineal es unir a través de un paseo el parque Luis Muñoz Rivera, el parque del Tercer Milenio, el parque de la Laguna del Condado, el parque Central, el parque Luis Muñoz Marín y el Jardín Botánico a lo largo del Caño Martín Peña.

Quique nos deja una huella que quedará marcada en Puerto Rico para siempre. En tu nombre, Scuba Dogs Society dice presente.